COICOM Internacional

DAR GRACIAS A DIOS MEDIANTE LA OBEDIENCIA A LA GRAN COMISIÓN

DAR GRACIAS A DIOS MEDIANTE LA OBEDIENCIA A LA GRAN COMISIÓN 2

Por Oscar Amaechina, Colaborador de opinión*

Hay ocasiones en las que nos gustaría expresar nuestra profunda gratitud a Dios por su fidelidad, misericordia y bondad amorosa, pero no sabemos cuál es la mejor manera de hacerlo. Muchas organizaciones e individuos prefieren organizar programas de acción de gracias con oraciones, cánticos y banquetes para celebrar la bondad de Dios.

Algunas otras organizaciones e individuos dan gracias a Dios por medio de la caridad. Algunos visitan a los huérfanos, las cárceles, los hogares de ancianos y los campamentos de desplazados internos. Traen regalos, mientras que otros envían sus donaciones. Estos amables gestos son formas de decir: “Gracias Jesús”.

Los ejemplos anteriores de mostrar gracias a Dios son encomiables y bíblicos, pero en toda obra de caridad, debemos agregar el evangelismo como parte de las formas a través de las cuales damos gracias a Dios. Somos conscientes del enorme gozo que se provocaría en el cielo si se añadiera un alma al reino de Dios (Lucas 15: 7).

El deseo del corazón de Dios es que el conocimiento de Su gloria llene la tierra como las aguas cubren el mar (Habacuc 2:14). Creo firmemente que Dios se deleitará mucho si el conocimiento de Su gloria se expande a las personas que no lo han conocido. Ganar almas debería ser una parte integral del Día de Acción de Gracias si queremos provocar un gozo tremendo en el Cielo.

El mandato de la Gran Comisión es tan importante para Cristo que lo mencionó como sus palabras de despedida a sus discípulos en los evangelios (Mateo 28: 18-20, Marcos 16:15, Lucas 24: 46-47, Juan 20:21). y el Acto de los Apóstoles (Hechos 1: 8). Todos somos salvos para trabajar por la salvación de otros, pero muchos de nosotros hemos olvidado y descuidado esta asignación celestial. En un momento de acción de gracias en el que se supone que debemos reflexionar con seriedad sobre lo que Dios ha hecho por nosotros y la mejor manera de darle gracias, debemos recordar esta asignación porque la obediencia es mejor que el sacrificio.

Pero Samuel respondió: “¿Se deleita el SEÑOR en los holocaustos y sacrificios tanto como en obedecer al SEÑOR? Mejor es obedecer que sacrificio, y prestar atención es mejor que la grosura de carneros ”(1 Samuel 15:22). Samuel dice que es bueno dar, pero es mejor obedecer el mandato de Dios. También es importante recordar que la Biblia dice que la desobediencia equivale al pecado de la brujería (1 Samuel 15:23).

La Gran Comisión fue expresamente declarada por Cristo como un mandato; no es un llamamiento ni una opción para ser considerada por los cristianos. La obediencia a Dios debe verse como una expresión de nuestro amor por él. Jesús ordenó a sus seguidores que demostraran su amor por él obedeciendo sus mandamientos: “Si me amas, guarda mis mandamientos” (Juan 14:15). Creo que en un momento como este, cuando contamos nuestras bendiciones y queremos expresar nuestra gratitud a Dios, debemos recordar las cosas que más tocan a Dios: ganar almas.

Hay tres formas principales en las que podemos participar en el trabajo misionero:

_Podemos ir y trabajar en los campos misioneros

_Podemos enviar misioneros a los campos y apoyarlos económicamente.

_Podemos sostener la vida de los misioneros a través de las oraciones. Si alguien siente que involucrarse en estas tres formas sería frenético, puede elegir cualquiera de las tres y comprometerse con ella. Si nuestro Dios es un Dios misionero, entonces el pueblo de Dios también debería ser un pueblo misionero.

La Misiología de la diáspora, que es complementaria a la Misiología convencional, es un concepto con estrategias que se pueden utilizar para llegar a los no alcanzados que han migrado a ciudades y pueblos. Los creyentes pueden involucrarse convenientemente en el Proyecto de Misión de la Diáspora que tiene ventajas sobre la Misiología convencional: es menos costoso, el riesgo involucrado es mínimo, no se espera que los misioneros viajen a campos misioneros en el extranjero, no hay barreras culturales ni geográficas y puede realizarse individualmente.

El amor y la gratitud se expresan al dar. A medida que nos acercamos al final del año, y mientras contamos nuestras bendiciones, estemos conscientes de que Dios nos dio a su hijo unigénito para la salvación de la humanidad. Solo podemos corresponder este gran amor de Dios hacia nosotros asegurándonos de que la sangre que fue derramada en la cruz del Calvario no sea un desperdicio para muchos que no tienen la oportunidad de escuchar acerca de Jesús. Murió para salvar a todos, y sin nuestro esfuerzo por alcanzar a otros, muchos serán condenados eternamente.

En esta temporada de Acción de Gracias, recordemos que hay miles de millones de personas que no pueden decir “Gracias Jesús” porque no lo conocen y no han oído hablar de Él. Debemos decidir hacer nuestro mejor esfuerzo para demostrar nuestra gratitud por toda Su bondad amorosa y misericordia hacia nosotros al hacer que Su Evangelio sea más conocido este año. Que su reino crezca en nuestra presencia en esta acción de gracias. ¡Amén!

* Oscar Amaechina es el presidente de Afri-Mission and Evangelism Network, Abuja, Nigeria. Su llamado es llevar el evangelio a donde nadie haya predicado ni escuchado acerca de Jesús. Es el autor del libro Mystery Of The Cross Revealed.

Artículo publicado: Christian Post

Dejar un comentario