Más pastores están de acuerdo con Andy Stanley: sin servicios de adoración hasta 2021

Más pastores están de acuerdo con Andy Stanley: sin servicios de adoración hasta 2021

Cuando las iglesias cancelaron por primera vez los servicios de adoración en persona en marzo, prácticamente ningún pastor esperaba que las puertas de su santuario aún estuvieran cerradas a fin de año. Esas proyecciones están cambiando rápidamente, con el pastor de la mega iglesia Andy Stanley anunciando el lunes que su iglesia de varios sitios en el área de Atlanta no reanudará los servicios de adoración en persona hasta 2021 debido al riesgo de coronavirus.

North Point Community Church fue la primera congregación importante en retrasar los planes de reapertura hasta el próximo año, pero Stanley no está solo. Según la encuesta realizada por el Grupo Barna, el 5 por ciento de los pastores dijeron que no esperaban reabrir este año. Hace solo dos meses, ninguno de los encuestados pensaba que sería un tiempo largo.

Durante gran parte de la pandemia, los planes de reapertura de la iglesia han cambiado mes a mes o semana a semana, dependiendo de las regulaciones y los brotes locales.

North Point, que reunió a 38,000 asistentes en diferentes lugares durante un típico fin de semana previo a la pandemia, había anunciado en mayo planes para una reapertura el  9 de agosto; cuando los líderes de la iglesia decidieron que tendrían que retrasarse más allá de esa fecha, optaron por posponer al menos seis meses en lugar de esperar y ver qué pasa con el virus durante el otoño.

“Esperar y ver pone a la organización a merced de las circunstancias. Esperar y ver no es una forma de liderar”, dijo Stanley a CT. “La gente quiere certeza. No podemos proporcionar certeza. La claridad es la segunda mejor opción”.

En el anuncio de video enviado a su congregación, Stanley explicó que incluso si North Point reanudara los servicios, solo una pequeña parte de la iglesia podría asistir o no, y la iglesia no podría garantizar la seguridad contra el virus. La celebración de reuniones dominicales también pondría a los líderes en la posición logísticamente difícil de localizar contactos en caso de que ocurriera un brote.

En cambio, posponer su reapertura permite al personal centrar sus esfuerzos en crear programas para llegar y atraer a la gente ahora, incluso a través de programas digitales mejorados y reuniones con grupos de personas más pequeños y limitados.

 “Somos intencionalmente una organización externa. Gastar tiempo y dinero para crear reuniones seguras el domingo por la mañana nos pareció centrado en la información privilegiada”, dijo Stanley, quien tomó la decisión con otros líderes y se basó en parte en encuestas de personal, voluntarios y asistentes. Se estima que el 85 por ciento de los comentarios que recibió sobre las noticias han sido positivos.

“Al suspender las reuniones en persona del domingo por la mañana podemos crear una estrategia que impacte al 100 por ciento de nuestros asistentes y que tenga el potencial de impactar también a sus amigos”, dijo. “Los servicios en persona durante COVID no son ni misioneros ni evangelísticos, a menos que la misión de la iglesia sea reunirse en un edificio el domingo por la mañana”.

Otra congregación local, la Iglesia Cristiana de Atlanta, anunció el martes que no volvería a los servicios en persona este año. “No significa, sin embargo, que estemos ‘cerrados'”, dijo el pastor Derek Sweatman en un anuncio publicado en Instagram. “Al contrario, esta decisión ha permitido a nuestro personal pastoral ‘avanzar’ con nuevos planes e ideas…”

Mientras tanto, alrededor de la mitad de los pastores (49%) dijeron que sus iglesias ya han vuelto a reunirse en sus lugares habituales para los servicios presenciales, encontró  el Grupo Barna. Ese número ha bajado ligeramente desde finales de junio, cuando el 56% dijo que habían reabierto.

“Las diferencias entre las iglesias que están abiertas o cerradas no son tan grandes como se imagina”, dijo la semana pasada el presidente del Grupo Barna, David Kinnaman. “Esperaba que el noreste y el oeste estuvieran casi categóricamente cerrados, pero lo que encontramos es que, como en estados tan grandes como California o Nueva York, hay en realidad una gran variedad de iglesias y ambientes en esos lugares, desde urbanos a suburbanos y rurales”.

Georgia reportó un récord de 4.400 nuevos casos el viernes, llevando a Atlanta -un punto caliente en el estado- a revertir los planes de reapertura y volver a las pautas de la “Fase 1”. El gobernador de California, Gavin Newsom, también volvió a promulgar restricciones el lunes, incluyendo el cierre de los servicios religiosos en interiores, después de un aumento de infecciones y hospitalizaciones en las últimas dos semanas.

“En realidad estamos encontrando que uno de los diferenciadores claves entre abierto y no abierto es si el pastor percibe que ha afectado a su congregación”, dijo Kinnaman. “De los que no están abiertos, el 86 por ciento (16% mucho, 70% algunos) creen que COVID ha afectado a su iglesia, pero entre los que se han abierto, es el 69 por ciento (12% mucho, 57% algunos)”.

Si bien la gran mayoría de las congregaciones han cumplido con las directivas de salud pública para prevenir la propagación del coronavirus, varias reuniones de la iglesia han dado lugar a brotes significativos, tanto en el período inicial de la pandemia como en las últimas semanas, ya que muchos reanudan el culto en persona con las precauciones establecidas.

As the Associated Press recently reported, church services “are by no means at the top of the list of problematic activities,” and religious liberty advocates have argued that they not face more stringent restrictions than similar gatherings. Officials and experts have raised concerns about crowd size, physical contact, and singing during services, which is believed to worsen the risk of coronavirus transmission.

Como informó recientemente la Associated Press, los servicios religiosos “no están de ninguna manera en la parte superior de la lista de actividades problemáticas”, y los defensores de la libertad religiosa han argumentado que no se enfrentan a restricciones más estrictas que las de reuniones similares. Los funcionarios y expertos han planteado inquietudes sobre el tamaño de la multitud, el contacto físico y el tiempo de alabanzas durante los servicios, lo que se cree que empeora el riesgo de transmisión del coronavirus.

Mientras mantienen la salud y la seguridad como una prioridad, los líderes de la iglesia también están preocupados por la salud espiritual de sus rebaños durante la pandemia.

Barna encontró que un tercio de los cristianos que asisten a la iglesia no han participado en un servicio en línea en el último mes. La disminución inicial de las donaciones que tenían preocupados a los pastores al principio han mejorado, sin embargo, la mayoría de los pastores dicen que el diezmo se mantiene constante o aumenta.

Stanley aseguró a su congregación que confía en que Jesús seguirá edificando su iglesia y que North Point será igual de fuerte cuando reabra en algún momento del 2021.

“Estoy absolutamente seguro de que la iglesia y nuestras iglesias locales no sólo sobrevivirán a esto, sino que creo que en última instancia vamos a prosperar como resultado”, dijo en el anuncio de vídeo.

Fuente: Christianity Today

© 2020 Christianity Today

Dejar un comentario

Dejá un comentario

No puedes copiar el contenido