Brasil se ha convertido en un punto clave mundial para el avivamiento


Por J. Lee Grady

Brasil se ha convertido en un punto clave mundial para el avivamiento

Los brasileños son conocidos por ser ruidosos, amantes de la diversión y apasionados. Eso podría ser un estereotipo, pero parece coincidir con una tendencia espiritual que está sacudiendo el país más grande de Sudamérica. El fin de semana pasado, se estima que 140,000 jóvenes brasileños hicieron mucho ruido cuando se metieron en tres estadios en las ciudades de Sao Paulo y Brasilia.

«Los brasileños son las personas más felices del mundo. ¡Festejamos por cualquier cosa!» dijo Felipe Amorim, de 29 años, quien nació en Brasil pero ha vivido en Florida la mayor parte de su vida. Él y su esposa asistieron a The Send en Sao Paulo la semana pasada porque escucharon que un gran avivamiento espiritual está creciendo allí. «Ver gente adorando a Jesús en Brasil fue una gran alegría para mí», agregó Amorim.

The Send es un movimiento diseñado para movilizar a la próxima generación para el trabajo misionero mundial. Muchísimos jóvenes se registraron para el evento en el estadio Morumbi en Sao Paulo, tantos que se tuvo que rentar un segundo lugar. Se corrió la voz, y se agotaron las entradas más rápido que para el concierto de U2 celebrado en la misma arena en el 2017. Los organizadores dijeron que 1,7 millones de personas vieron The Send en la transmisión en vivo de Portugal.

En la reunión en el Estadio Nacional, la ciudad capital de Brasilia, el presidente de la nación, Jair Bonsonaro, apareció y anunció que Brasil pertenece a Dios. Los jóvenes celebraron cuando les dijo que creía en Jesús.

Aunque Brasil ha luchado con el socialismo, la pobreza y el escándalo político durante décadas, en la actualidad hay tendencias positivas notables. Las iglesias están creciendo y un gran número de jóvenes está alimentando un movimiento de avivamiento apasionado que se está derramando en las calles. El presidente Bonsonaro, quien fue elegido en el 2018, es un conservador cultural cuyas políticas han desencadenado una economía reactiva, así como una represión contra el crimen.

Y aunque predicadores conocidos como Daniel Kolenda, Francis Chan, Christine Caine, Todd White, Randy Clark y docenas de líderes brasileños hablaron en el evento en Sao Paulo el 8 de febrero, Amorim dijo que el creciente renacimiento en Brasil no se trata de personalidades. «No habrá una persona o un ministerio liderando este avivamiento», dijo. «Es Dios guiándolo con la gente común».

El Send subraya la misión que los investigadores han notado sobre Brasil durante una década. Es la quinta nación más grande del mundo y ya tiene al menos un 22% de cristianos evangélicos. Es la base de cientos de organizaciones misioneras. Y los líderes en Brasil creen que pronto superarán a los Estados Unidos como la principal nación misionera emisora ​​del mundo en el siglo XXI.

Josh Lindquist, un avivador de 35 años de Minnesota, ha hecho muchos viajes a Brasil y predica a menudo en conferencias allí. Él dice que The Send Brazil fue tres veces más grande que el evento anterior celebrado en Orlando, Florida, hace un año, y que el volumen fue mucho más alto.

«Cuando comenzó a llover, los jóvenes comenzaron a danzar, y literalmente se podía sentir el estadio temblando», dijo Lindquist. «Cuando los brasileños adoran, no hay un ojo seco en el lugar. Ellos adoran a Jesús más fuerte de lo que los fanáticos del fútbol animan a sus equipos».

Lindquist, que dirige un ministerio llamado Global Revival Harvest, dice que el avivamiento de Brasil tiene algunas características únicas, que incluyen:

—Adoración profunda y sincera. «Las canciones que cantan en Brasil son como himnos, capturan tu corazón. Y la gente se salva solo de escuchar la música», dice Lindquist. La popular artista de adoración brasileña Ana Paula ha dirigido la adoración para multitudes de hasta 2 millones de personas.

—El evangelismo urbano a menudo es dirigido por jóvenes. Un movimiento bien conocido como Ceu Na Terra (Cielo en la Tierra) está transformando barrios enteros. Los jóvenes se aventuran en las calles para predicar, adorar y orar por las personas, e incluso llevan su mensaje dentro de los clubes nocturnos. «Muchos de los clubes nocturnos se han convertido en lugares de estudio bíblico y oración», dijo Lindquist.

—Los bautistas están completamente abiertos al Espíritu Santo. En Brasil, «Bapticostal» es una norma. Los bautistas que abrazan los dones del Espíritu Santo son conocidos como «bautistas renovados», y sus iglesias han crecido exponencialmente. Uno de los más famosos, Lagoinha Baptist en Belo Horizonte, ha crecido a 82,000 miembros y ahora tiene iglesias filiales en docenas de ciudades en Brasil, Europa y Estados Unidos.

Al final de The Send Brazil, los asistentes se quitaron los zapatos y los levantaron al cielo, prometiendo ante Dios descalzo que llevarán el evangelio a las naciones. Esto, dijo Lindquist, es la razón por la cual Brasil será una potencia espiritual en los próximos años.
«El fuego del Espíritu Santo ya estaba ardiendo aquí», dijo Lindquist. «Dios envió a The Send para alentar a los brasileños a exportar ese fuego. Brasil será una nación clave para las misiones mundiales. Es uno de los mejores puntos claves mundiales en la tierra».

Publicado en: Vida Cristiana /13-02-2020

Dejar un comentario