ARQUEÓLOGOS REVELAN SECRETOS DEL SALÓN DE LA ÚLTIMA CENA


La Última Cena de Leonardo da Vinci / Wikicommons

La tecnología ayudó a descubrir obras de arte antiguas en las paredes y descifrar símbolos religiosos.

Arqueólogos israelíes han dado nueva vida al antiguo salón de piedra que tradicionalmente se cree es el lugar de la Última Cena de Jesús en el monte Sión en Jerusalén.

Las antiguas paredes del Cenáculo, las superficies desgastadas y la escasa iluminación han hecho difícil para los investigadores estudiar su historia. Miles de turistas cristianos van cada año para visitar la posible ubicación de la Última Cena. La tradición judía dice que fue construida sobre el sitio donde el rey David fue enterrado.

Reuters informa que los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel e instituciones de investigación europeas utilizaron tecnología láser y fotografía avanzada para crear modelos tridimensionales increíblemente detallados del salón.

“Logramos llegar a todos los rincones del edificio. Logramos crear modelos en 3D de este lugar maravilloso y santificado”, dijo el arqueólogo Amit Re’em a Reuters sobre el proyecto, que comenzó en 2016. “Lo logramos en uno de los lugares más sagrados en Jerusalén, usar esta tecnología en esto es un gran avance”.

La tecnología ayudó a descubrir obras de arte antiguas en las paredes y descifrar símbolos religiosos. Re’em dijo que encontraron símbolos del “León de Judá” y “Angus Dei”, un cordero que representa a Jesús.

“Eso cuenta la historia de esta sala”, dijo Re’em. “Ofrece el mensaje de la Última Sala (la Cena), Cristo como Mesías, como victorioso, como víctima, y el león, el león es un símbolo de la dinastía Davídica. Todos se combinan en esta sala”.

En la tradición cristiana, es más que el sitio de la Última Cena. También fue el salón donde los primeros creyentes encontraron al Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

La historia temprana del sitio es incierta, pero los eruditos creen que el salón lleno de arcos fue construido por los cruzados hace 800 años sobre los restos de una antigua iglesia bizantina. También creen que los primeros cristianos judíos adoraban allí.

El edificio fue renovado a su forma actual en 1335 por los monjes franciscanos.

Ilya Berkovich, un historiador del Instituto de Investigaciones INZ de la Academia de Ciencias de Austria que trabajó en el proyecto, dijo que el proyecto abre “horizontes increíblemente nuevos” con potencial para futuros estudios.

Fuente:  EVANGELICO DIGITAL

Dejar un comentario