Crecen las restricciones contra la religión en la última década


El número de países con niveles altos de políticas contra lo religioso era un 6% superior en 2017 que diez años antes.

Foto: Cason Asher, Unsplash CC

El número de países que han registrado cada vez más políticas restrictivas y hostilidades contra la religión ha crecido en la última década. Así se desprende de una publicación reciente del centro de investigación Pew Research, que recoge datos al respecto entre 2007 y 2017.

“Las restricciones gubernamentales han crecido en diferentes sentidos”, puede leerse en el texto publicado por la institución. “Leyes y políticas restringiendo la libertad religiosa, y favoritismos institucionales de algunos grupos religiosos han sido consecuentemente los tipos de restricciones con mayor prevalencia global”, remarcan desde la entidad, matizando que la media de crecimiento en ambos tipos de restricciones ha aumentado un 20% en los últimos diez años.

Según indica la publicación de Pew Research, mientras que en 2007 el 20% de los países registraba niveles altos o muy altos de restricciones en materia religiosa, diez años después eran el 26%, pasando de 40 a 52. En el caso de las hostilidades contra colectivos religiosos, el aumento ha sido mayor, pasando de un 20% de los países en 2007 a un 28% en 2017, o de 39 a 56 estados.

“Los niveles de limitaciones gubernamentales en las actividades religiosas y el acoso político a colectivos religiosos son algo más bajos”, matizan los investigadores en su publicación. Sin embargo, alertan de que “también han aumentado durante la última década”. Un ejemplo que resaltan desde Pew Research en este sentido es el de las limitaciones de los diferentes gobiernos europeos a las actividades religiosas, que “se ha doblado desde 2007”, o el acoso político en Oriente Próximo y el norte de África, que “ha crecido un 72%”.

Más restricciones en todos los sentidos

La publicación muestra que el aumento de las restricciones contra la religión a lo largo de la última década se ha producido en todos los sentidos. Han aumentado las leyes y políticas contra el hecho religioso, en un 0,8%, las limitaciones a la actividad religiosa, en un 1,1%, o las hostilidad relativas  a normas religiosas, en un 1,3%.

“Estas tendencias sugieren que, en general, las restricciones contra la religión han estado aumentando alrededor del mundo durante la última década”, concluyen los investigadores. “Pero no lo han hecho de manera uniforme en todas las regiones. El nivel de las restricciones comenzó elevado en las regiones de Oriente Medio y el norte de África, y ahora es el más elevado en los diferentes niveles analizados”, añaden.

Europa, por encima de la media en cuanto a hostilidades sociales

El continente europeo sigue la línea de aumento de las restricciones en general, a excepción de lo relativo a los niveles de tensión entre diferentes grupos religiosos, que ha descendido en todas las regiones del planeta a excepción de África Subsahariana, donde ha permanecido como en 2007.

Así, la investigación afirma que la hostilidad por parte de los gobiernos contra los diferentes grupos religiosos, las limitaciones políticas contra la actividad religiosa o el acoso contra colectivos religiosos por parte de grupos organizados han crecido en Europa. Pero de todos los niveles analizados, el que más destaca es el de las hostilidades sociales contra el hecho religioso, que en el viejo continente han pasado de un 0,8% en 2007 a un 3,4% en 2017, superando la media global, del 3%, y siendo la segunda región con valores más elevados en esta categoría, solo por detrás de Oriente Medio y el norte de África.

Desde Pew Research apuntan, sobre todo, a países del Este europeo, también lo extienden a las conversiones al cristianismo de refugiados en Alemania “por miedo a la deportación” o a “la violencia afrontada por los Testigos de Jehová en Francia” en su actividad proselitista.

Entre los países con mayores niveles registrados de hostilidades sociales contra las religiones destacan Alemania, Francia, Italia o el Reino Unido, además de Israel, Rusia y Ucrania.

Fuente: Evangélico Digital

Dejar un comentario